¿Qué es una SICAV y cómo funciona?

Se trata de una Sociedad de Inversión de Capital Variable; es decir, un tipo de fondo de inversión con personalidad jurídica de activos financieros que actúa como una sociedad anónima. 

La autorización y el control de este tipo de sociedades ha estado supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, órgano del Ministerio de Economía. Requisitos para su creación:

  • Contar con al menos 100 accionistas
  • Que el capital social inicial mínimo sea de 2,4 millones de euros
  • En el caso de una SICAV por compartimentos, cada uno de estos contará con un mínimo de 20 accionistas y el desembolso debe ser de al menos 480.000 euros

El objetivo de una SICAV es invertir el patrimonio de sus accionistas. Su funcionamiento responde a la compra-venta de activos buscando rentabilizar estas operaciones. Entre otras, sus principales adquisiciones son participaciones de empresas, en fondos de inversión o acumulación de patrimonio inmobiliario.

¿Por qué han sido objeto de crítica?

Este vehículo ha sido utilizado por las grandes fortunas del país como una forma de ‘evadir’ impuestos legalmente. Y es que estas sociedades tributan hasta hoy al 1% en Hacienda de manera general.

De este modo, los magnates financieros creaban este tipo de sociedades, siendo ellos los máximos accionistas y ‘regalando’ el resto de títulos a los demás socios, necesarios para la constitución del grupo. Así, la tarta quedaba dividida en al menos 100 porciones, pero los beneficios se los llevaba todas el mismo, con una exigua repartición para el resto.

La nueva regulación de las SICAV

El Gobierno de España, con PSOE y Podemos al mando, ha realizado una revisión con el objetivo de poner cerco a la situación. Así, de forma paralela al borrador de los Presupuestos Generales de 2021, ha anunciado que en aquellas SICAV que quieran seguir tributando al 1% en Hacienda cada uno de sus socios deberá participar con un mínimo de 2.500 euros, cuando antes no existía un capital mínimo para comprar acciones en este tipo de sociedades, siendo los estatutos de estas los que exigían dicha cifra.

Además, ahora la competencia en el control de la creación y el cumplimiento de los requisitos de las SICAV recaerá en la Inspección de la Agencia Tributaria.

¿Qué supone para las grandes fortunas?

Ahora, para fundar una SICAV, el máximo accionista simplemente gratificará con los 247.000 euros que se suponen a las 99 participaciones restantes a la suya –2.500 euros mínimos por cada una-, mientras que su bono alcanzará el remanente correspondiente para hacer funcionar la sociedad -2,4 millones de capital mínimo-.

De este modo, el bolsillo de las grandes fortunas no se verá mermado y la recaudación en las arcas del país será la misma de siempre. ¿En qué afecta pues la nueva normativa a las grandes fortunas? Que cada cual saque sus propias conclusiones, pero parece claro que en nada.

En su instinto de realizar una política de izquierdas, sin embargo, el PSOE no ha dado una respuesta contundente a la situación de privilegio de la que han disfrutado y seguirán haciéndolo las SICAV.

En este sentido, se deduce que la influencia de Podemos en la política de sus socios ha sido nula.

¿Habrá sanciones para las SICAV que no cumplan?

En el caso de que las SICAV no cumplan con la nueva regulación y haya participaciones por debajo de los 2.500 euros, en vez de tributar al 1%, su aportación a Hacienda deberá ser del 25% cumpliendo con el Impuesto de Sociedades general.

Por tanto, parece claro que la nueva normativa no va a ser óbice para que las grandes fortunas sigan creando y participando de este tipo de sociedades, a pesar de la subida del capital mínimo por inversor.

Y es que a los ricos de verdad les van a seguir saliendo las cuentas con tal de no tributar al 25% como ocurre con el resto de sociedades.

¿Cuántas SICAV hay en España?

Según reza el último boletín trimestral del CNMV, al igual que ha venido ocurriendo en los últimos cuatro años, el número de SICAV registradas en la CNMV descendió en el primer semestre de 2020, ya que se confirmaron 52 bajas durante estos 6 meses y tan solo un alta. A finales de junio había un total de 2.518 SICAV registradas en España ante las 2.562 inscritas en diciembre de 2019.

¿Cuándo se crearon las SICAV en España?

Las SICAV nacieron en España en 1983 bajo el mandato del gobierno socialista de Felipe González. Su creación fue impulsada por el Ministerio de Economía, presidido entonces por Miguel Boyer, con la intención de que las grandes fortunas mantuvieran su dinero dentro del país y evitar la fuga de sus capitales.

¿Dónde cotizan las SICAV?

Este tipo de sociedades cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), un mercado “orientado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse”, según se lee en su definición oficial. Se trata de un mercado paralelo a la Bolsa que impone unos requisitos mucho más laxos que esta. Fue lanzado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) y es supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

¿Cómo funcionan los fondos de inversión?

Hablamos de una Institución de Inversión Colectiva donde los participantes acceden con sus ahorros a un mercado y puede comprar-suscripción- y vender –reembolso- acciones de este en cualquier momento.

Conforme los inversores compran y venden participaciones, el patrimonio del fondo de inversión al que pertenecen va subiendo o bajando. Mientras, los activos del mercado en los que invierte el fondo pueden ser negativos o positivos, y de esta oscilación dependerá el precio de la compra y la venta de los bonos de los accionistas que pertenecen a él.

¿Qué y cuántos impuestos pagan las SICAV?

Hasta ahora, todas ellas han tributado al 1% en el Impuesto de Sociedades, independientemente del número de socios y el capital invertido. Una vez alcanzadas las plusvalías, las SICAV pagan el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) correspondiente: en 2020, los porcentajes de contribución han oscilado entre el 19% y el 23%. Para el 2021, al igual que un fondo de inversión al uso, aquellos beneficios que excedan de los 200.000 tributarán al 26%.

¿Cuánto tributan las grandes fortunas en España?

Las grandes fortunas en España deberían de tributar como todo el mundo, por IRPF. No obstante, crean vehículos como fundaciones, SICAVS o SOCIMIS para poder reducir esa carga impositiva que generan sus ingresos.

¿Qué es la SOCIMI?

Son Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria. Se trata de una sociedad anónima cuya actividad principal es la adquisición y promoción de activos inmobiliarios para su alquiler, tanto directamente con participaciones de accionistas que pertenecen a la misma sociedad como a través del capital arrendatario de otras SOCIMI. Reúne tres requisitos: el capital social mínimo de estas debe ser de cinco millones de euros, tener al menos 50 accionistas y deben invertir el 80% de su activo en inmuebles urbanos dedicados a su alquiler.

¿Qué ventajas tiene un fondo de inversión?

  • El pequeño accionista se ve beneficiado: las aportaciones del pequeño inversor son gestionadas del mismo modo que las de un inversor de gran tamaño, siendo la calidad de los gestores un aspecto clave por su experiencia en mercados financieros y conocimiento sobre los activos de las inversiones.
  • Diversificación del mercado: los gestores de los fondos invierten en valores diferentes, no es necesario asumir un riesgo alto y concentrar las inversiones en unos pocos. La volatilidad del mercado será menor cuantos más valores compongan la cartera del fondo.
  • Accesibilidad: la participación en un fondo de inversión es flexible, puesto que se pueden comprar participaciones en cualquier momento bajo unos límites de inversión muy pequeños. También pueden realizarse operaciones de venta cuando se desee
  • Transparencia, seguimiento y seguridad: los fondos actualizan diariamente sus valores de liquidez, siendo sencillo conocer el valor real de cualquiera de nuestras compras y el comportamiento de los valores. Además, el control existente sobre los fondos y la presencia de reguladores dan seguridad a los pequeños inversores.

¿Cuánto tiempo mantener un fondo de inversión?

Dice el refrán que la paciencia es la madre de todas las ciencias y para el caso de los fondos de inversión también tiene validez. Podemos dividir los objetivos de los inversores en:

  • Largo plazo (3-10 años): si el mercado presenta una alta volatilidad a corto plazo, su tendencia en el largo plazo es dar resultados positivos.
  • Medio plazo (1-3 años): las aportaciones del inversor deben ser menores que la periodicidad del caso anterior.
  • Corto plazo (0-1 año): es aconsejable evitar riesgos por si existen situaciones negativas y no hay tiempo para reconducir la situación. Si se da este contexto y el fondo comienza a producir pérdidas, es recomendable vender las acciones cuanto antes y asumir un pequeño perjuicio económico que no vaya a más.